Museo Nacional de Arte Decorativo
Museo Nacional de Arte Decorativo Ministerio de Cultura
 
 

 

Colecciones
Pintura
 

Ruysch, Rachel (1664-1750)

Naturaleza muerta
Composición con flores, frutas y animales,
Óleo sobre tela  alto 0,68m ancho 0,65m.
Holanda siglo XVII-XVIII

Esta pintura es una evocación de los sentidos muy frecuente en el barroco:  las texturas de las frutas y la evocación de sus sabores, la tersura de las flores y sus aromas, la velocidad de  la colorida lagartija, el canto del pájaro azul, el zumbido de las alas del abejorro y la armonía cromática del conjunto.
La composición se estructura en forma de triángulo y en la intersección de sus ejes la luz cae sobre los tres grandes duraznos y las uvas. El juego plástico  de luces y sombras marca zonas muy diferenciadas.

La pintura flamenca, como antecedente de la pintura holandesa, establece una tradición de excelencia en el desarrollo de la  naturaleza muerta como género pictórico autónomo que tuvo lugar entre el siglo XVI y comienzos del siglo XVIII. La obra que nos ocupa es ejemplo de ello.

La autora nació en La Haya pero desde pequeña vivió en Ámsterdam, su padre Frederick Ruysch era un famoso anatomista y botánico,  que tenía una importante colección de insectos y plantas que le fueron útiles como modelo de estudio.
Rachel Ruysch estudió con Willem van Aelst y en 1701 entró en el Gremio de Pintores en La Haya.  En 1708 junto con su esposo, el retratista Juriaen Pool, dejaron Holanda  invitados por el Elector Palatino a Dusseldorf como pintores de la Corte donde estuvieron hasta 1716.

La artista vivió ochenta y cinco años y sus obras fechadas establecen que pintó desde la juventud hasta la vejez.  Murió en Ámsterdam el 12 de agosto de 1750.


 
Premio MAD Fundacion Amigos del Museo Sello_mecenazgo
Copyright © 2007 | All rights reserved | Created and Maintained by Marketing Plus S.A.